Blog

Monumentos para celebrar a las madres mexicanas

Los artistas han materializado en piedra, bronce, acero y otros componentes la celebración del 10 de Mayo. El tema escultórico-arquitectónico ha tenido diferentes interpretaciones por los creadores mexicanos en diferentes ciudades del país.

Monumento a la madre – Ciudad de México

Por ejemplo, a propuesta del periódico Excélsior, en 1944 fue publicada y validada la convocatoria para levantar un monumento a la madre de todo mexicano en Ciudad de México. El primer lugar fue para José Villagrán García (1901-1982), cuya propuesta superó las de Mario Pani y otros destacados concursantes.

El proyecto, inaugurado un día como hoy pero de 1949, retomaba los rasgos escultóricos neoindigenistas puestos en boga desde principios del siglo XX. Las cuatro figuras provenían del cincel de Luis Ortiz Monasterio y se encontraban en el Jardín del Arte, frente a la Avenida de Los Insurgentes, en la Ciudad de México.

La dedicatoria original del Monumento a la Madre rezaba: “A la que nos amó antes de que naciéramos”. Pero en 1991, el Movimiento Nacional de Mujeres añadió otra placa bajo la primera —situación inédita— con la leyenda: “Porque su maternidad fue voluntaria”, en homenaje a las madres que mueren en parto.

Lamentablemente este monumento fue destruido el 19 de septiembre de 2017 tras el sismo de magnitud 7.1° en la escala de Richter que sacudió a la Ciudad de México.

Fuente materna – Xalapa, Veracruz

El Parque Monumento a la Madre es un monumento-fuente fue realizado en 1960 y está ubicado en un prado siempre verde, en una esquina de la avenida Ávila Camacho de Xalapa, Veracruz; destaca por sus formas y concepto modernos.

Esta escultura en bronce, de una madre con un vestido trasparente levantando a su bebé en lo alto, se ubica frente a un elemento de concreto, cuya espiral ascendente está enrollada en torno a las figuras.

El arquitecto Sergio H. Besnier y el escultor José Ruiz Hernández dieron vida a esta pieza, que fue restaurada en 1994. Con el tiempo se convirtió en uno de los puntos más emblemáticos de esa ciudad.

La madre indígena – Chihuahua, Chihuahua

El Monumento a la Madre ubicado en la explanada que está frente al Santuario de Guadalupe, en Chihuahua capital fue inaugurado el 10 de mayo de 1943. La obra retrata a una madre con un sencillo atuendo indígena que abraza a su pequeño hijo. Es obra de Ignacio Asúnsolo, escultor nacido en Durango y avecindado en Chihuahua, quien es conocido por su intervención en el Monumento a Obregón, en colaboración con el arquitecto Enrique Aragón Echeagaray.

Fuente de vida – Ensenada, Baja California

Desde 1965, la Glorieta a la Madre se encuentra sobre un pedestal piramidal al centro de una fuente en glorieta, construida frente al antiguo Parque Revolución de Ensenada, Baja California. La joven madre amamanta a su bebé mientras lo mira en una forma muy natural.

A la italiana, San Luis Potosí

El Monumento a la Madre del interior del jardín del Barrio de Tequisquiapan, uno de los siete barrios originales de San Luis Potosí capital, fue inaugurado el Día de las Madres de 1948.

El artista de origen italiano Luis Biagi elaboró la obra con una técnica clásica, mediante mármol blanco y un geométrico pedestal estilo Art Decó desplantada entre una flor de loto realizada en cantera. Esta escultura es inusual por representar a una madre con dos niños de diferentes edades. En su placa se lee: “Homenaje al ser más querido”.

Siempre una sonrisa, Toluca

La obra de una sonriente madre de piedra que arrulla a su hijo fue inaugurada en los años 70, en medio de un jardín de la colonia Altamirano de Toluca, Estado de México. En su dedicación se lee: “Como testimonio de unidad popular en un sentimiento común de homenaje a la madre responsable”. En otro de sus costados exhibe una placa con un poema del maestro mexiquense Horacio Zúniga.

Vía: obrasweb.mx

Comentarios