Blog

10 datos importantes de Oscar Niemeyer

Oscar Niemeyer, el arquitecto que recreó en acero y vidrio las curvas de Brasil, revolucionó la arquitectura brasileña. Conoce su legado en este artículo. 

1

1. Oscar Niemeyer nació en Río de Janeiro el 15 de diciembre de 1907 y pasó a la historia como el creador de la capital futurista Brasilia, dejó su sello estampado en obras desde el complejo de la ONU en Nueva York hasta la sede del Partido Comunista Francés en París, pasando por el Sambódromo que alberga los desfiles de Carnaval de Río, y el Museo de Arte Moderno en Niteroi, que parece un platillo volador colgando de la costa rocosa.

2

2. Niemeyer provenía de una familia acomodada, su padre era propietario de una imprenta y vivió una juventud bohemia que lo llevó a estudiar arquitectura a los 21 años, después de casarse, relata el diario español El Mundo. Su estilo recibió influencia de Le Corbusier y Lúcio Costa del Movimiento Moderno de Brasil, hasta que comenzó a crear su propio estilo dominado por las curvas.

“Los ángulos rectos no me atraen. Tampoco las líneas duras e inflexibles creadas por el hombre. Lo que me atrae son las curvas libres y sensuales. Las curvas que encontramos en las montañas, en las olas del mar, en el cuerpo de la mujer que amamos”, escribió el arquitecto en sus memorias publicadas en 1998.

5

3. Esas formas circulares dieron elegancia a Brasilia, la ciudad que abrió al mundo el vasto interior de Brasil en 1960 y albergó desde entonces a la capital del país, trasladada desde Río de Janeiro. El presidente Juscelino Kubitschek encargó a Niemeyer el diseño de la que sería la nueva capital y la idea era crear un mundo nuevo.

“La arquitectura de Brasilia es la mayor contribución brasileña al arte del siglo XX”, afirmó el diplomático y crítico de arquitectura André Correa do Lago a la agencia AP.

4

4. Las críticas no se hicieron esperar sobre el diseño de Brasilia. Los críticos afirman que carece de “alma” tanto como de esquinas, mientras sus admiradores aseguran que sirvió para atraer vida hacia las inmensas sabanas del interior.

El crítico de arte Robert Hughes describe a Brasilia como una “utopía del horror” y sostiene que “el error básico fue dejar la planificación de la ciudad en manos de un socialista”.

Niemeyer desdeñaba las críticas, y afirmaba que “Si uno va a Brasilia puede ser que no le guste, decir que hay cosas mejores, pero ninguna parecida. Mi búsqueda es una sorpresa. Una pieza de arte debe emocionar”, dijo el arquitecto en una entrevista publicada en 2006, cuando tenía 98 años.

6

5. En 1964 el golpe de Estado dirigido por militares lo llevó al exilio en París donde realizó una segunda parte de su carrera con edificios en Europa y Oriente, como la sede del Partido Comunista de Francia en 1987 o la sede de la editorial Mondadori en Milán.

7

6. En 1988 recibió el premio Pritzker de arquitectura por su trayectoria, cuando había cumplido ya los 80 años. Parecía que su carrera ya estaba agotada, cuando quedaban 25 años de actividad y proyectos notables como el Museo de Arte Contemporáneo de Niteroi (1991), en el estado de Río de Janeiro, una doble campana invertida al borde del mar.

3

7. En 1989 recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, que quizá fuera el primer paso hacia el Centro Cultural Internacional que lleva su nombre en Avilés, relata el diario El Mundo.

Biografía de Oscar Niemeyer

8. La Fundación Oscar Niemeyer, creada en 1988, es un centro de información e investigación orientado para la reflexión y difusión de la arquitectura, urbanismo, diseño y artes plásticas, y para la valoración y preservación de la memoria y del patrimonio arquitectónico moderno de Brasil.

9. Niemeyer cumplió 100 años en 2007, todavía en actividad, perfectamente lúcido, e involucrado en diversos proyectos, principalmente esculturas y ajustes de algunas de sus obras antiguas.

8

10. Nunca dejó de ser polémico, por sus ideas socialistas y sus propuestas arquitectónicas. En el 2009, a sus 101 años, Niemeyer propuso construir una Plaza de la Soberanía en plena Explanada de los Ministerios, un espacio enorme y abierto en el corazón de los edificios gubernamentales que son las piezas más reconocidas de su creación.

Vía noticias.arq.com.mx

Comentarios